Ley de Segunda Oportunidad y exoneración de deudas

Cancela todas tus deudas con un sencillo procedimiento,  exonerando el pasivo insatisfecho. 

La exoneración será inmediata, previo acuerdo extrajudicial de pagos, y abono de los créditos contra la masa y los créditos con privilegio general en el procedimiento judicial. El deudor quedará exonerado respecto del resto, sin distinción alguna.

 

La finalidad que guía la normativa es facilitar al máximo la "plena exoneración de deudas", la exoneración del crédito público ordinario, dando cumplimiento a las directivas comunitarias, sobre marcos de reestructuración preventiva, exoneración de deudas e inhabilitaciones, y sobre medidas para aumentar la eficiencia de los procedimientos de reestructuración, insolvencia y exoneración de deudas.

Hay una obligación del Estado Español para que los particulares y los empresarios insolventes tengan acceso, al menos, a un procedimiento que pueda desembocar en la plena exoneración de deudas, sin distinguir tipos de acreedores, la Unión Europea desea que el crédito público reciba el mismo tratamiento que cualquier otro.

image2.jpg
image3.jpg

Una interpretación que dificulte la plena exoneración, es contraria a la finalidad de las Directiva Comunitarias, señalan que:

«En muchos Estados miembros, son necesarios más de tres años para que los empresarios que sean insolventes pero de buena fe puedan obtener una exoneración de sus deudas y empezar de nuevo.

La ineficiencia de los marcos de exoneración de deudas y de inhabilitación tiene como consecuencia que los empresarios se vean obligados a trasladarse a otros territorios con objeto de disfrutar de una nueva oportunidad en un período de tiempo razonable, lo que conlleva un elevado coste adicional tanto para sus acreedores como para los propios empresarios.

La inhabilitación prolongada que suele ir aparejada a los procedimientos encaminados a la exoneración de deudas supone un obstáculo a la libertad de emprender y ejercer una actividad empresarial por cuenta propia.»